martes, 24 de marzo de 2009

El tribunal


Fue llamado a declarar. Estaba dispuesto a darlo todo por ella. Juró solemnemente decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Nadie le advirtió que tendría que poner la mano en el fuego.

10 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Por amor se puede dar todo...besos paisana

Pd: poco me queda para pasear por tucci (deseándolo)

Calvarian dijo...

Vaya...y se quemó. ¿Verdad?
Besix

BlueMoon dijo...

Vaya... con lo cotilla que soy, me quedo con las ganas de saber cuál era el fuego!
Un beso.

El peregrino dijo...

Del blog del Xavi paso a este y lo descubro por primera vez.
Me ha gustado mucho esta propuesta de escritos cortos que dejan un gran espacio a la imaginación. Por un momento casi todas tus entradas abrieron mi imaginación y me hicieron continuar en ella los fantásticos relatos.
Saludos y quiero que sepas que desde ahora soy seguidor de tu blog.

Dav dijo...

Geniales estos textos-
Un abrazo

El antifaz dijo...

Nadie te advierte lo que va a ocurrir cuando tomas una decisión. Bueno, puede que te informen de lo bueno, que lo exageren, que te animen. Luego te quemas, y... ya está. Se llama experiencia, riesgo, tomar sabor a la vida, levantarse otra vez y seguir... no sé.
Besos.

Clara dijo...

Manuel: por amor lo damos todo, pero qué ingenuos!

Calvarian: si tuviéramos que poner la mano, en más de un ocasión nos quemaríamos.

BlueMoon: el fuego... y la venda en los ojos.

Peregrino: muchas gracias por tu vista !

Dav: muchas gracias!

El Antifaz: mi querido amigo, por mucha experiencia que tengamos, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Un beso muy fuerte a todos!
Feliz domingo!

DIAVOLO dijo...

¡Qué bueno! Clara, buenos días, he venido a agradecerte tu visita, tu comentario y que hayas decidido seguir mi humilde blog...

Y me ha encantado este texto, tan corto pero con tanto contenido... creo que muchos nos quemaríamos en idéntica situación.

Un besote. Te sigo.

belita dijo...

Es lo que pasa cuando prometemos sentir para siempre.

Me ha gustado llegar aquí.

Besos

Miguel dijo...

Cuanto daño hace la vedad, a veces ¿no crees?
Me gusta mucho tu forma de escribir.

Besotessssssss